domingo, 10 de noviembre de 2019

La casita del 85

Esta pequeña casita decadente nos la encontramos de casualidad, estaba la puerta abierta de par en par en mitad de una carrtera convencional, aparcamos el coche donde no estorbara y nos adentramos a su interior. 
Su último año de vida según el calendario de la cocina fue en 1985. No pudimos averiguar nada más de esa casita. Estuvimos muy poco tiempo e hicimos poquitas fotos, estaba diluviando, la cámara mojándose y temiamos que se nos cayera la casa encima.

Nada más entrar nos encontramos con un pequeño salón, con la mesa puesta y todo comido por la humedad que había dentro.




Se comunicaba con la cocina que estaba llena de cacharros.




La cocina se comunicaba con una especie de despensa-almacén o un ¿bar? no lo conseguimos descubrir.


Subimos arriba por el lado de la pared, con mucha precaución y cuidado, las escaleras eran de madera y a cada paso que dábamos crujian y se hundia. Conseguimos subir, pero el suelo estaba aún peor.


Yo, al pesar menos, me adentré con cuidado a las habitaciones.
En esta habitación la cama iba a terminar en el piso de abajo, es cuestión de tiempo.


Aquí se observa mejor el suelo de esa habitación como estaba.


Seguimos por las demás estancias...
Esta habitación era la que mejor estaba, aún con la ropa colgada en el armario.



La última habitación que me pude asomar fue esta, la mitad de la cama estaba en el piso de abajo la otra mitad arriba.
Lo que no vimos fue ningún baño, me imagino que estaría al final del pasillo que no pudimos acceder.


Este es el tipo de casas que nos encanta visitar, la decadencia por el paso del tiempo, sin vandalizar.
Al salir nos sentimos un poco ñoños y con nostalgia, era una casita antigua que lo más probable fallecieran los dueños y se quedó en el olvido.
¡Nos vemos en la próxima!

domingo, 27 de octubre de 2019

La mansión azul

5 de enero del 2019, nuestro primer y mítico viaje urbex a Portugal, era mediodía, nos dirigimos a la famosa mansión azul, nos adentramos en un bonito paseo por el bosque de un kilómetro aprox. hasta que llegamos a la fachada de la casa rodeada por uno de nuestros muchos enemigos: las zarzas, después de apartar unas cuantas, seguimos rodeando la casa hasta que llegamos a la entrada principal.
El único acceso disponible (en ese momento) era una ventana a un metro aprox. del suelo, pero solo estaba roto un rectángulo de 30x20 cm aprox. de esa ventana. 
Iba a ser chungo entrar y teníamos que hacer contorsionismo, pero ya que habíamos llegado hasta allí ibamos a entrar si o si (aunque nos quedaramos atascados y haciendo el chorizo parrillero XD) el tanque del equipo hizo su trabajo, nos cogió en brazos uno a uno,
primero entré yo, entré con los pies por delante, haciendo la croqueta y girando conseguí entrar, así sucesivamente hasta que entramos los cuatro, para salir fue otra odisea...
-------------------------------------
Dicen que perteneció a un alto cargo del ejercito, él y su familia emigraron a Brasil, dejando la mansión en el olvido.
En la planta baja, nos dio a entender que era donde vivía el personal de servicio, con habitaciones más "pobres" con la cocina y un par de salones o salas de estar.
Una vez dentro nos encontramos con esto...









En la buhardilla había más estancias, también pudimios deducir que en años posteriores fuera una especie de hospdaje/hospital para personas del ejercito y su familia.








En la planta intermedia, se veía que había más poder adquisitivo.














Cuando fuimos nosotros nos encontramos el piano roto y tirado en el suelo, semanas antes, personas que no respetan nada lo habían destrozado...



Nos tiramos cerca de las tres horas metidos en aquella mansión, disfrutando de cada rincón.
A la hora de salir de la mansión, fue una autentica odisea, cada uno de nosotros nos quedamos atascados en la ventana a su manera, parecía que la casa estaba pariendo. Menos mal que la mansión estaba alejada de la civilización...
Dar las gracias a las personillas que estuvieron conmigo, sois geniales, sin vosotros no hubiese sido posible.
Espero que os haya gustado.
¡Nos vemos en la próxima entrada!



domingo, 6 de octubre de 2019

Recopilación de coches antiguos abandonados

Hoy os traigo una recopilación de coches antiguos abandonados que nos hemos ido encontrando en distintos lugares abandonados, a medida que vayamos encontrando más iré modificando la entrada.
Es lo que más me gusta fotografiar.
Espero que os guste.
-------------------------------------------
El primer coche que nos encontramos fue un Morris Oxford del año 1964, ubicado en un chalet antiguo en ruinas.





Dentro de un cuartel de la guardia civil abandonado nos encontramos con esta pila de coches olvidados y destrozados.






Coche de caballos o calesa, desconocemos el año, dentro de una mansión abandonada (entrada en el blog)



Coches abandonados en el parking de un centro comercial abandonado.




Dentro de una nave abandonada nos encontramos con un Renault 8 del año 1966 con 37.496 km recorridos.



Al pasar por una de esas carreteras secundarias, nos llamó la atención una mansión abandonada, aparcamos el coche, después de dar una vuelta rodeando la casa, vimos que la puerta del garaje estaba abierta, y nos encontramos con esto:
Dos Simcas, un Simca 1000 y un Simca Aronde.






Dentro de una mansión "árabe", solo por los motivos árabes que tenía, nos encontramos con este carruaje. No nos pudimos acercar porque estaba plagado de avispas...




En mitad del campo resguardado por una especie de garaje nos encontramos con un BMW 2000 ti, del año 1967, con la última ITV pasada en el año 1994.






Nos encontramos con otro depósito de coches olvidados también, ubicado en una especie de cuartel de la guardia civil. Recuerdo que fuimos en enero, eran las 8 de la mañana y hacía muchísimo frío.













Habíamos pasado muchas veces por esa carretera y siempre nos fijabamos en aquella casa que estaba en ruinas, hasta que un día nos dio por parar y entrar, nos encontramos con una grata sorpresa.
En el garaje de la casa se encontraban cuatro coches.
Un Citroën del año 1966, un camión Fiat de 1927, una furgoneta Audi y creemos que otro Citroën.








En tierras portuguesas nos encontramos con este mítico camión Bedford, aunque solo quedaba la chapa era curioso de ver.



Dentro del recinto de una fábrica de ataúdes nos encontramos con un coche Austin del año 1974 devorado por la naturaleza, y al fondo una camioneta utilizada para el transporte de maderas para la fabricación de ataúdes.



A pie de carretera, en un polígono, nos llamó la atención una fábrica que estaba en ruinas, y a través de unos matorrales se podían apreciar estos coches abandonados y destrozados.



En la parte trasera de una antigua discoteca nos encontramos con este coche, rodeado de cajas de cerveza.



Esta masía la encontramos por casualidad y la verdad que nos sorprendió bastante, era como un poblado del oeste, y en el garaje nos encontramos con esta furgoneta Citroën de 1978.




Entramos en otra casa derruída, aparentemente no tenía nada, pero siempre bajamos a los garajes por si daba esa suerte y encontrabamos alguno, y en esta ocasión sí había uno.
Un Dodge Coronel de 1950.





En mitad del campo, en un descampado, nos encontramos con estos coches.



En mitad de una gran urbe, nos encontramos con este concesionario abandonado de coches clásicos, una pena que no pudimos entrar.



Nos encontramos con otro pequeño cementerio de coches abandonados, esta vez en un terreno de una fábrica abandonada. Estas fotos están hechas con el movil, la cámara murió temporanmente ese día.









Espero que os haya gustado esta recopilación.
Iré añadiendo más coches según vaya encontrando más.
¡Hasta la próxima!